Polémica por la utilización de una imagen machista en un cartel publicitario

Qué raro es cuando se habla de publicidad en los medios de comunicación generalistas y no es para dar un palo a algún publicitario o empresa que recurre a alguna acción de marketing agresiva en busca de llamar la atención. Pues bien, en esta ocasión, de nuevo vuelve a ser por este motivo y con razón.

Todo sucedía cuando, tras la jornada de Reyes, unos empresarios murcianos propietarios de una discoteca de la capital murciana decidían aceptar la propuesta de anunciar su próxima fiesta del día 13 de enero con un cartel rosa en el que aparecía una joven con gafas devorando un plátano, agregando en el cartel: “Os vamos a poner fuertes”.

Un reclamo que no era el único de este tipo ni de esta ronda de anuncios con la fruta de marras como protagonista ya que la misma discoteca, daba un paso más allá en su provocación y decidía de nuevo colocar a una guapa joven en la foto de su anuncio agarrando con la mano una banana y acompañando en esta ocasión al texto con un mensaje mucho más directo y machista que los anteriores: “La mujer que no cuida su plátano, viene otra y se lo come”.

Más allá de la chanza que provocó este serial de anuncios de la sala murciana en las redes sociales, no tardaron en llegar las críticas que, en primera instancia fueron recogidas por el grupo de Izquierda Unida de Murcia, y en segundo lugar por alumnas y otras mujeres que se sintieron agredidas por las imágenes y mensajes publicados y que decidieron unir sus fuerzas en la plataforma Change.org pidiendo nada menos que el cierre de la discoteca.

La razón que se argumentaba en esta petición a la que no dejan de sumarse adeptos rezaba lo siguiente: cada vez la mujer es utilizada por pubs y discotecas para conseguir clientes y aumentar las ventas. Su idea es sencilla: llenar el local de chicas ofreciéndoles entrada gratuita, creyendo así que los chicos acudirán por la presencia de estas. El método no parece respetar a ninguno”.

Las mujeres florero en el deporte

Esta polémica llega casi en paralelo a la que ha suscitado la desaparición de las mujeres en los podios de ciclismo y las explosivas paragüeras en los deportes del motor en Australia después de que el país oceánico haya alegado que no tiene sentido estar sufragando tratamientos a mujeres que sufren alteraciones como consecuencia de la imagen que se vende en los medios y la publicidad de la mujer, y al mismo tiempo permitiendo actos machistas de ese tipo.

La publicidad ha venido echando mano de estas imágenes toda la vida, si bien es verdad que poco a poco se ha ido enderezando con el paso del tiempo y cambio en la mentalidad de las personas. La desaparición de estas mujeres florero del deporte en Europa y de la publicidad sexista y denigrante está condenada a desaparecer. Antes, tocará seguir denunciando actitudes retrógradas y casposas como estas. Tiempo al tiempo, pero que no tarde.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*