Las principales y más interesantes acciones de marketing para una pyme

Aunque cada vez son menos, todavía son muchos los pequeños y medianos empresarios que están convencidos que, para su pequeño local de barrio, no tiene sentido ni sumergirse en internet, ni mucho menos hacer trabajo en las redes sociales ni, por asomo, elaborar un pequeño y sencillo plan de marketing, aunque les advirtamos de que este puede suponer un aumento de ventas capaz de cambiar los números rojos por verdes.

En este post nos hemos marcado como objetivo dar a conocer las principales acciones de marketing, tanto tradicional como online, destinadas a favorecer un aumento en las ventas de toda pyme que tenga la intención de lanzarse al cada vez más recurrido mundo del marketing. Los cambios de tendencias de compra y de perfil de los nuevos clientes bien exigen prestar, al menos, un poco de atención al cada vez más capital ‘planeta marketing’.

Diferentes canales. ¿Qué puedo hacer para que aquellos que todavía no me conocen y de hacerlo serían clientes potenciales de mi negocio lo hagan? Esta es una pregunta que todo empresario que se digne se tiene que hacer cada cierto tiempo, y más tras el cambio de paradigma que ha traído consigo la irrupción de la nueva era de la información y la comunicación. Llegar a nuestro target es un objetivo irrenunciable y para ello es capital contar con una pequeña web en la que ponga qué hacemos y dónde estamos, además de cuentas en las principales redes sociales y, en el caso de que seamos una empresa de nuevo cuño o hayamos dado un giro empresarial, hacer lo propio con cuñas de radio, acudiendo a ferias o lo que mejor se adapte a nuestro público.

Guiones para no improvisar. Da igual si estamos tratando con un comercio de dos trabajadores, de si se lo estamos redactando a un amigo o familiar que nos lleva las redes sociales y si la cosa va más a lo grande. Es muy importante tener guionizadas las respuestas a las posibles preguntas que nos pueda realizar un potencial cliente. Que tanto la manera de dirigirse a estos como el mensaje sea unitario favorece la imagen de marca y la confianza de nuestros posibles compradores favoreciendo de la misma manera el retorno y la fidelización.

Ventas, claras cristalinas. Ya sea offline y online, el cliente debe saber tanto de dónde viene el producto como si lo compra desde fuera cuándo saldrá, cuándo llegará y, en definitiva, dar la misma confianza que cuando alguien se dirige al punto de venta físico. Es imprescindible atraer y convertir ventas con el trato al cliente en vivo… o en línea.

Trabaja en cada mensaje. No hay mejor manera de hacer branding que trabajar en la manera en la que nos damos a conocer, ya sea a través de la web, las redes sociales, el punto de venta, un folleto que repartimos para dar a conocer una oferta o cómo funciona algo que acabamos de vender. Hay clientes que necesitan contactar físicamente o telefónicamente antes de realizar un pago online, y eso exige atención a toda esta comunicación.

Incentivos. Ya sea realizando descuentos para fidelizados, rebajando una promoción por una segunda compra en tiempo o realizando sorteos online para gente que comparta nuestros contenidos o nuestras cuentas en la red de redes es siempre interesante ofrecer incentivos para que nuestro target nos conozca, se acerque a nuestros puntos de venta y, si es posible, nos dejen sus datos para así, a través del big data, afinar en qué interesa a nuestra potencial audiencia.

Atención al cliente. Tanto en la tienda como en las RRSS como desde el teléfono, el WhatsApp o el mail hay que saber responder en tiempo y forma y lo más rápido posible a nuestros clientes. Un buen servicio de AAC puede ser la diferencia entre volver o no volver. Si no mejoramos la competencia, difícilmente no irá mejor que a ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name*

Email

Website