Los principales riesgos para los menores en el uso de las redes sociales II

Tal y como hicimos la semana pasada, en este nuevo post vamos a seguir revelando algunos de los principales riesgos a los que se enfrentan todos los usuarios de las redes sociales y muy especialmente los menores de edad.

Phishing: La suplantación de identidad es un término informático que denomina un modelo de abuso informático y que se comete mediante el uso de un tipo de ingeniería social, caracterizado por intentar adquirir información confidencial de forma fraudulenta.

Las recomendaciones para los que la sufren o para evitarlas pasan por no compartir más allá de lo estrictamente público y tener una configuración de la privacidad alta, no comentar tus claves ni tenerlas a mano en carpetas públicas, no responder a mensajes que nos pidan información personal o bancaria, no dar datos personales en webs o mails desconocidos y contar con un buen sistema de antivirus actualizado.

Para los padres o tutores de posibles menores que sufran o hayan sufrido suplantación de identidad es importante que sean capaces de dar confianza para que expliquen sin sentirse culpable qué ha pasado y cómo ha podido suceder, denunciar los hechos y en el caso de que tenga consecuencias bancarias acudir a la entidad en cuestión

Sexting: El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

Para evitar caer en el sexting lo mejor es prevenirlo pensando dos veces antes de compartir nada. Todo lo que se publica en internet es susceptible de convertirse viral y ser utilizado en tu contra. Es importante también no responder a propuestas a cambio de dinero o regalos que nos pueden complicar y mucho la vida. Por último, navegar con cuidado y reportar las conductas sospechosas de terceros que puedan llevarnos a este camino y comentarlo con padres y/o profesores.

Lo que los padres pueden hacer en este caso es, de nuevo, dar toda la confianza del mundo al menor para que exprese lo que está sucediendo y razonar debatiendo los riesgos haciendo hincapié en noticias de actualidad al respecto para hacer reflexionar al menor sobre lo delicado de exponerse a estos riesgos.

Hacking: Intervención de los sistemas informáticos por internautas con malas intenciones, con el objetivo de robar datos personales y/o financieros.

Para evitar ser “hackeados” lo mejor es, en primer lugar, contar con un buen antivirus y tenerlo actualizado, no acceder a enlaces desconocidos, ni abrir mails sospechosos, no responder a reclamos online anónimos y, en definitiva, no interactuar con personas desconocidas. También se debe evitar proporcionar datos personales o compartirlos.

Para los padres de los menores con casos de hacking es necesario hablar sobre el tema, hacerles saber que cuando cometan algún error online, a pesar de las advertencias, pueden contártelo sin que crean que van a ser reprendidos y castigados de inmediato para que no lo oculten.

En el caso de ser víctima del hacking es recomendable acudir a las autoridades competentes para ponerlo en cuestión de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, además de en conocimiento de nuestro banco si el “hackeo” puede tener consecuencias financieras.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*