Los principales riesgos para los menores en el uso de las redes sociales

Las redes sociales no han cambiado la vida para mejor. La facilidad con la que ahora nos comunicamos con amigos, familiares y conocidos de todo el mundo pudiendo saber todo sobre su vida al segundo es asombroso, sin embargo, de su uso también se desprenden una serie de peligros que se vuelven especialmente delicados cuando afectan a menores.

Eso por eso que vamos a tratar aquí de ver algunos de ellos poniendo el foco sobre el grooming, el ciberbullying, el phishing, el sexting o el temido hacking. Dada la cantidad de literatura y advertencias al respecto dividiremos este capítulo en dos post. Ante cualquier duda, lo mejor es ponerlo en conocimiento de especialistas y, si ya se ha consumado alguno de estos riesgos, también en manos de la policía.

Grooming: Conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las inhibiciones del infante y poder abusar sexualmente de él.

Para evitarlo existen una serie de recomendaciones que pasan por no proporcionar información personal, desconfiar de todos aquellos que no forman parte de nuestro entorno más próximo, no acceder a portales web de dudosa reputación y no redistribuir el material gráfico que te puedan hacer llegar.

En el caso de los padres estos deben tratar el tema con los menores con la mayor normalidad posible, mostrándose como una mano amiga y para dulcificar el discurso echar mano de noticias actualidad relacionados con este tema y exponer las consecuencias que pueden surgir de no tener cuidado con el grooming.

Ciberbullying: Ciberacoso es el uso de información electrónica y medios de comunicación tales como correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea, mensajes de texto, teléfonos móviles, y websites difamatorios para acosar a un individuo o grupo, mediante ataques personales u otros medios.

Las recomendaciones de los especialistas para estos casos ponen el acento en la necesidad de generar contraseñas muy seguras, pensar dos veces antes de compartir contenido que nos pueda comprometer, desconfiar de toda persona que no conozcamos, pensar antes de entrar al trapo en según qué tipo de comentarios en la red, bloquear usuarios con conductas reprobables y comentar a familiares y profesores si sufres o conoces a alguien que sufra ciberacoso.

Para los padres o profesores que pueden ser testigos de casos de ciberbullying reportarlo a la dirección de la escuela y a las autoridades competentes, escuchar el caso del menor con atención dándole seguridad y apoyo en todo momento, poner el acento en los detalles del acoso, no prohibirle el acceso a internet sino darle recomendaciones al respecto y buscar ayuda psicológica si el caso lo requiere para evitar daños en su autoestima.

En el próximo post al respecto pondremos el acento en otros riesgos tan peligrosos y de tanta actualidad como los son el phishing, el sexting o el hacking, hablando sobre ellos, sus riesgos y en cómo tratarlos cuando los vivimos en primera persona.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*