Marketing: Qué errores lastran nuestras ventas

Los que ya cuentan con varias experiencias emprendiendo a sus espaldas ya lo saben. A menudo, en determinados detalles, está la diferencia entre el éxito o el fracaso en un negocio. Sobre todo desde la irrupción de las nuevas tecnologías y su nuevo campo de juego con una audiencia tan internacional como nuestra competencia.

Es por eso que en las labores destinadas a mejorar nuestra imagen de marca y nuestras ventas, que requieren de dedicar una parte de nuestros esfuerzos al marketing, necesitamos volcarnos con la realización de aquellas acciones destinadas a satisfacer los marcados a corto, medio o largo plazo.

En este intento de atraer clientes, generar confianza en nuestro público objetivo y deseo en todo nuestro target no podemos, pues, cometer una serie de errores que echen por tierra el resto de acciones de marketing implementadas con anterioridad.

Los principales errores que lastran las acciones de marketing y, en consecuencia, las ventas y la imagen de nuestra empresa:

No enfocar claramente:

Si bien sí queremos vender a cuanta más gente mejor, lo cierto es que no todo el mundo es un potencial adquisidor de nuestros productos o servicios. Es por eso que no podemos focalizar nuestra acción de marketing a “la masa” general, sino enfocar claramente a aquellos que puedan estar interesados en conocernos en su deseo de satisfacer alguna de las necesidades que nosotros saciamos.

Es por eso que se antoja de lo más recomendable especializarse y definir a nuestro cliente tipo. Saber a quién te diriges, tener conocimiento de qué necesita, cómo lo necesita, quién le provee antes de nuestra irrupción y todo lo que envuelve a un target ayuda a crear un mejor servicio o producto y también a satisfacerlo y mejorar en asuntos tales como la atención al cliente.

No definir los motivadores

No se puede alcanzar el éxito sin una clara definición de los motivadores o razones por las que creemos deberían elegirnos a nosotros antes que al resto de competidores. En este punto hay que recordar que, a menudo, los posibles clientes no solo buscan un producto o un servicio, sino también acercarse a un objetivo o sentirse mejor que antes de disfrutarlo. De ahí que sea tan importante definir aquello que ofrecemos más allá de lo evidente y que cada vez está decantando más ventas.

No Conocer al dedillos las necesidades de nuestro target

Nuestro público objetivo es cambiante. No siempre busca lo mismo, no siempre está dispuesto a pagar lo mismo por aquello que ofrecemos y no siempre espera lo mismo de nosotros o de los que hasta nuestro aterrizaje le satisfacían sus necesidades. De ahí que sea tan importante mantener un contacto directo y periódico a través de las redes sociales, los foros especializados o incluso incentivar descuentos a través de formularios que nos acerquen a lo que nos puede acabar proporcionando más ventas.

No comunicar bien

Puedes tener entre tus manos el producto definitivo y no venderlo por no saber cómo venderlo ante un determinado público. Una tarea que nos lleva a contar con un grupo de especialistas en marketing vinculado a nuestro sector y a estar al día de todo el contexto que rodea nuestro sector en busca de esa comunicación que consiga hacer click en nuestros posibles compradores.

Compártelo:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*