Cómo proteger a los menores en el uso de las redes sociales

Cada vez hay más menores de edad que desean darse de alta en las principales redes sociales. Aunque algunas de ellas especifiquen que para hacerlo se debe ser mayor de edad, lo cierto es que no todas lo funcionan de la misma manera.

Es por eso que los padres juegan un papel decisivo a la hora de resguardarlos de los peligros a los que estos se enfrentan en las plataformas sociales. Tantos que después de algunas peticiones hemos decidido ponernos manos a la obra en busca de elaborar el siguiente decálogo.

10 consejos para resguardar a los menores en las redes

-A la hora de abrir una cuenta poner el acento en que estas sean fáciles de recordar pero que no guarden ningún vínculo con datos personales o de fácil acceso para aquellos que los conocen o los ‘fishers’ de la red. Lo ideal es combinar mayúsculas, minúsculas, números y algún símbolo.

-Una vez la tenemos escogida, insistir en que no podemos usar la misma clave para acceder a todas las intranet de internet en la que se exija un registro y un login. De lo contrario, si alguien se hace con nuestra clave de forma fraudulenta el nivel de exposición al daño se multiplicará.

-Si se trata de niños pequeños hacer hincapié en la necesidad de que estos no compartan sus claves ni el contenido de ciertos apartados privados con sus amigos u otras personas cuyas intenciones desconozcan.

-En esta primera fase los expertos recomiendan habilitar la verificación en dos pasos y las alertas de inicio de sesión que dificulten el ingreso de terceros a nuestras cuentas, incluso aunque lograran hacerse con la contraseña de acceso.

-Una vez se ha generado el usuario, es imprescindible acudir a configurar las opciones de privacidad. Aquí se aconseja cerrar todas las publicaciones e incluso la visualización de contenidos del perfil a aquellos a los que se hayan aceptado como amigos únicamente.

-Dado que estas plataformas sociales cuentan casi todas con sistemas de mensajes internos y chats con usuarios que pueden resultar desconocidos insistir en la necesidad de no compartir ni información ni imágenes ni documentos con nadie a través de estos sistemas.

-A la hora de comunicarnos con mensajes en las redes sociales evitar el uso de la cámara web, dado que está demostrado que muchos terceros graban, difunden y, a veces, extorsionan a los usuarios que han sido víctimas de su buena fe.

-A la hora de aceptar amigos solo aceptar a aquellos de quienes estamos seguros quiénes son. Lo mismo con las peticiones de chat.

-En cuanto a este asunto, el del chateo, solo hacerlo con familiares y amigos respetando los consejos dados anteriormente.

-Por último, hablar del uso de las redes sociales y qué sucede allí en familia en busca no de avasallar, sino de acercarnos a gran parte de su vida y donde somos conscientes también se fraguan muchos peligros a los que nos exponemos todos y que tienen una mayor afectación en los menores de edad.

Compártelo:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*