Así será el futuro del marketing de influencers

El marketing de influencia y los influencers han llegado para quedarse. Si algo se ha venido demostrando en los últimos años es la capacidad para influir en los hábitos de compra en los líderes de opinión a través de las redes sociales. De ahí la importancia de que, en según qué sectores, se opte por este tipo de mercadotecnia que no deja de cotizar al alza.

No obstante, y como todo en la vida cambia y sobre todo en lo relacionado con las nuevas tecnologías y los usos de estas por parte de los consumidores, cabe tener bien presente cómo están siendo los cambios de tendencias en este sentido y hacia dónde apuntan.

El futuro de los influencers

Salto de los online a lo offline

El futuro de los líderes de opinión en las redes sociales está, quién se lo iba a decir, también fuera de ellas. De hecho ya se están empezando a generar nuevas relaciones contractuales entre los influencers y las marcas de lo más provechosas para ambas partes.

Esto, además de vincularse a una determinada firma en las RR SS, también lo están haciendo en otros soportes como lo son los medios de comunicación tradicionales como la televisión, la radio o la prensa escrita. Un vínculo que apenas está floreciendo y se espera sea mucho más potente en los próximos cursos.

Campañas y resultados inmediatas

Aquello de quedarse esperando a que finalice una campaña para ver si realmente se confirman las tendencias que se han ido marcando desde el primer momento en que la acción viera la luz está muerto. A partir de ahora las campañas de marketing de influencia se van a medir en tiempo real viendo cómo reaccionan las audiencias a determinados imputs.

La idea es, no solo reforzar aquello que mejor funciona o retocar, modificar o incluso cancelar lo que no, sino también estudiar su implementación en otras plataformas e incluso de qué manera monetizar mejor algo que está funcionando mejor en un escenario que en otro.

Inteligencia artificial también con los influencers

Asociar la imagen de marca a un influencer es peligroso por muchos motivos. El primero porque si este cambia de público objetivo o su público muta con el paso de los años puede dejar de ser interesante para una marca. El segundo, porque aquello que este haga fuera de la pantalla puede acabar salpicando a quienes han confiando en su imagen.

Es aquí donde aparece la emergente inteligencia artificial a la hora de determinar por qué este influencer y no otro nos interesa, analizando su target, su evolución, cómo han funcionado sus campañas o qué ha dicho o hecho más allá de sus cuentas oficiales.

Más transparencia

Los nuevos usuarios, cada vez más exigentes, exigen también transparencia. La máxima posible. De ahí que aquellos influencers que no sean capaces de decir cuándo están promocionando y cuándo no en las redes, cuánto cobran y en qué se lo gastan perderán influencia… en las redes y también para las empresas interesadas en contar con ellos.

Compártelo:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*