Marketing

Qué convierte a una agencia de marketing digital en exitosa

No hay agencia de marketing que se precie que no aspire, desde su creación, a ser cada vez más grande y a ir acogiendo proyectos cada vez más ambiciosos. Muchas de las agencias de mercadotecnia, sobre todo las locales, acaban asumiendo un rol menor al comprobar que para las grandes firmas hay una especie de ‘coto cerrado’ de agencias que juegan la Champions y se codean con los mejores contratos. Sin embargo, y aún en ese caso, hay lo cierto es que a distintas escalas hay distintos factores que son capaces de desequilibrar la balanza en favor de una agencia (grande o pequeña) de éxito, y otra condenada a morir.

Después de muchos libros, más charlas y unos cuantos años de experiencia, parece que casi todos los cabezas visibles de agencias de publicidad y marketing que han acabado triunfando han coincidido en que hay tres factores que acaban determinando el éxito y el fracaso. Vamos pues a verlos.

Una agencia, exitosa o no, necesita facturar para subsistir. Pero, para facturar más, sin importar cualquier cuestión, y tras ello encaminarse al éxito, necesita respetar siempre los tiempos de sus clientes.

El cumplimiento firme de los tiempos

Para todos nos entendamos. Si uno cliente nos pide tener un trabajo listo para una semana, todo el empeño de la agencia debe ponerse en tenerlo listo, como máximo, en cinco jornadas. Si somos capaces de satisfacer las necesidades de nuestros clientes y hacerlo a la mayor velocidad posible, sin que esto suponga ninguna tara por el camino, será cuestión de tiempo que las recomendaciones se multipliquen y la confianza aumente dentro del sector.

Solucionar los problemas de los clientes es capital y el tiempo apremia, especialmente en según qué firmas de según qué nichos o ciudades. Para solventarlos, es posible que tengamos que hacer más horas que el reloj y exprimir todo lo que tenemos dentro, a cambio, lo que nos llegará será mucho más trabajo.

Cabe tener en cuenta que el tiempo es oro para las firmas con las que trabajamos y que, a menudo, estas son de mecha muy corta. Tener esto claro nos ayudará a mejorar la cuenta de resultados.

Relación con el cliente

Si en algo coinciden casi todos los clientes que acuden a una agencia es en la necesidad de que se trate su caso como ni hubiera otro. Conseguir esto no es sencillo, pero tampoco es imposible. Si hay algo que no podemos descuidar es el capítulo de la atención al cliente. Tener una persona encima del proyecto y un sistema de respuesta lo más rápido posible vía telefóno, mail, chat o WhatsApp nos ayudará a parecer lo más cercanos posible.

Trabajar codo a codo con ellos es básico si no se quieren sorpresas de última hora, tanto en la fase de negociación como en la posibilidad de ampliar plazos.

Relacionado con este asunto es capital brindar la máxima seguridad para generar la máxima confianza en nuestra agencia, sus capacidades y en sus intenciones, más allá de lo que el contrato les permite.

Valor añadido

Por último, hay que tener claro que la competencia es feroz y que hay que ser mejor que nuestra competencia, o en tiempos, o en precio o en capital humano (atención, confianza, creatividad…). Para ello es necesario saber cuáles son los puntos más fuertes y más débiles de la competencia e intentar superarla ofreciendo algo que nadie ofrezca que sea interpretado como muy útil por nuestros clientes.

El marketing en los dispositivos móviles inteligentes

Decía el profesor de la Información, las Operaciones, Ciencias de la Gestión y Marketing de la Universidad de Nueva York, Anindya Ghose, en su último libro libro, ‘Toque para desbloquear la economía móvil’, que en 2020 la economía relacioada con los dispositivos móviles inteligentes alcanzaría el 4,5 por ciento del PIB de la primera potencia económica mundial como es Estados Unidos. Sin embargo, aseguraba en su texto, los anunciantes no parecen haberse dado cuenta todavía de la importancia de dedicar medios, tiempo y dinero a lo que es ya una realidad y va a ser capital a corto, medio y largo plazo.

Ghose lo resume así en su publicación: “Hasta el año pasado, el consumidor gastaba un promedio del 25% de su tiempo diario en estos dispositivos, pero los anunciantes invirtieron sólo el 12% de sus presupuestos en anuncios en la economía móvil. Hay una gran brecha en la industria, y una ineficiencia que conduce a un enorme potencial para la obtención de ingresos”.

Algo en lo que también ponía el acento el profesor de Marketing de Wharton, David Bell, quien subrayaba la importancia del sector de los dispositivos móviles en la economía norteamericana, sorprendiéndose de que esta todavía no hubiera alcanzado el billón de dólares.

El “equilibrio” puede ser uno de los factores determinantes para que tanto anunciantes como consumidores acaben asumiendo lo que ahora es considerado por muchos internautas como un “intrusismo abusivo” en la navegación web que dificulta su acceso a la información a través de banners, pop ups, publicidad contextual confundida con el texto y otras artimañas que deberán encontrar su sitio en no tanto tiempo.

A este respecto afirma que todos los actores que toman parte en el mundo del marketing online deben buscar lo que denomina “equilibrio ideal” y que debe acabar por reducir el número de impactos publicitarios en la red, siendo estos más “relevantes y mejor orientados”.

Uno de los proyectos más interesantes en los que Ghoes ha trabajado ha sido uno en el que manejaron el concepto de aglomeración, realizando distintas pruebas experimentales en lugares tan concurridos como los metros de las grandes ciudades. Allí se demostró que las ofertas enviadas por anunciantes a los usuarios de dispositivos móviles con acceso a internet gozaban de un éxito mayor, al considerar sus terminales como un “espacio privado” que les permite evadirse de todo y en el que tienen acceso a ‘su mundo’.

El marketing móvil, a estudio

Los datos de conversión a través del teléfono móvil son todavía marginales, situándose por debajo del cinco por ciento según distintos estudios. Sin embargo, estos son los responsables de casi la mitad de las ventas realizadas a través de internet o en el punto de venta físico.

“No tardará mucho tiempo, sin embargo, en que esto se convierta no solo en un fenómeno B2C (de empresa a consumidor). Es algo que también llegará al mundo de los negocios. Es sólo una cuestión de tiempo”, agrega Ghose. La cada vez mayor penetración de los dispositivos móviles con acceso a internet parece ponernos en el camino.

La Superbowl 51 deja estos números para la empresa, la publicidad y el marketing

Uno de los mayores espectáculos del mundo del deporte congrega y que congrega cada año a cientos de telespectadores alrededor del mundo en torno a la televisión es la Final de la NFL, más conocida como Superbowl.

En su edición número 51, la que midió a New Englad Patrios y a Atlanta Falcons en el estadio NRG de Houston, en Texas, los índices de audiencia se dispararon hasta un total de 111.300.000 personas al otro lado de la pequeña pantalla, convirtiéndose así en el cuarto más seguido de todos los tiempos.

Además de esta cifra de share o cuota de pantalla, y que ya indica la repercusión que tuvo todo lo relacionado con los patrocinios en esta fecha deportiva tan señalada, el resto de número que dejó el último partido de la temporada de la Liga Nacional de Football son de lo más llamativos e interesantes para el planeta publicidad y marketing.

Y es que, sin ir más lejos, el primer anuncio publicitario durante el tiempo dedicado al descanso en este choque, de treinta segundos de duración apenas, costó la friolera de cinco millones de dólares para un total de 400 millones en inversión publicitaria alrededor de este evento poco comparable a otros que suceden en el resto del globo.

Un día ‘D’ y hora ‘H’ para la publicidad pero también para otras industrias como la avícola que logró colocar la friolera de 1.300 alitas de pollo en el conjunto de los Estados Unidos, o para la cervecera, habiéndose consumido 52 millones de cajas de cerveza en todo el país norteamericano.

Una jornada de excesos que, provocó, un año más, que se multiplicaran las bajas para la empresa privada en todo Estados Unidos, ya que las cifras oficiales hablan de que nada más y nada menos que un millón y medio de ciudadanos de este país se tomara el día libre para así recuperarse poco a poco de la resaca de un día que tienen marcada en rojo en el calendario.

La resaca fue mucho más llevadera para el sector de las apuestas deportivas, ya que los informes al respecto hablan de cuatro mil setecientos millones de dólares movidos en cuestión de poco más de dos horas, de los que, ojo al dato, sólo el tres por ciento fue ‘oficial’.

Los millones que mueve la Superbowl

Con entradas a más de cinco mil dólares llegando hasta setenta mil las más caras en las zonas más exclusivas del estadio texano, la recaudación en boletos ascendió por encima de los 354 millones de dólares.

Como ven, una auténtica locura la que se siente por este deporte en todo Estados Unidos que, cada vez con más fuerza, va penetrando en otros países como es el nuestro, donde los registros de audiencia no paran de ir al alza en lo que a fútbol americano se trata, haciendo bueno el dicho que dice que “Cuando en Estados Unidos llueve, aquí gotea”. Pues eso, si quieren hacer negocio apuesten por la penetración de la Superbowl 52, la que se disputará en 2018.