Negocios y Empresas

Los perfiles laborales más buscados por las empresas

Aunque pueda parecer una osadía, empresarios de distintos sectores coinciden en que hay un determinado perfil laboral del que hay un claro déficit. Dicho de otra manera, que no es nada fácil de encontrar en el actual mercado de trabajo.

Así lo asegura el último informe ‘Escasez de Talento 2016/2017’ de la agencia de personal Manpower en el que se pone de manifiesto que más del 26 por ciento de directivos no son capaces de hallar esa aguja en el pajar que les ayude a completar la plantilla para seguir creciendo.

La razón de esta búsqueda incesante, y del sobreprecio que les está llevando pagar cada vez que se topan delante de uno de estos, sabedores de que los rifan las grandes multinacionales y de que sólo así podrán hacer frente a las potentes ofertas económicas, se asientan en dos pilares, la falta de experiencia de la mayoría de candidatos a puestos relevantes y la alarmante falta de calificación para determinados puestos.

Tomen papel y boli porque estos son los diez puestos que más urge cubrir en el actual mercado laboral, según el citado informe en el que han participado decenas de empresas que, aseguran, pese al alto nivel desempleo, no encuentran en la actualidad:

Directores comerciales.
Técnicos de producción, operaciones y mantenimiento.
Oficios manuales (electricistas, carpinteros, soldadores, fontaneros).
Ingenieros civiles, mecánicos y eléctricos.
Conductores.
Perfiles IT (desarrolladores, programadores, gestores de bases de datos).
Inspectores de control de calidad.
Jefes de proyecto.
Comerciales: ejecutivos, asesores y venta al por menor.
Personal de atención al cliente y servicio postventa.

Así pues, todos aquellos que se vean encuadrado en alguno de estos perfiles o tenga la posibilidad de aumentar su formación para encaminarse a alguno de estos puestos detallados anterioremente tendrán más opciones de acabar consiguiendo un contrato definido en la mayoría de empresas que andan buscando satisfacer sus necesidades laborales.

Suele ocurrir, comentan las grandes empresas consultadas en el informe al que hacemos referencia, que cuando les llegan referencias de algunos posibles candidatos a alguno de los huecos que tienen por cubrir, pues, o bien lo hacen sin la experiencia necesaria como para convertirse en el candidato idea al puesto, o bien aun dando con los requisitos a priori, acaba faltando cierta cualificación que los vuelve a dejar en la estacada del mercado laboral a la espera de un proyecto más humilde.

Empleabilidad: Aprender, aplicar y adaptar

En el apartado de las conclusiones de este informe se pone de manifiesto, después de recoger las impresiones sobre el mercado laboral y las opciones que este ofrece, que los distintos departamentos de recursos humanos coinciden en que “la empleabilidad depende menos de lo que ya sabes y más de lo que puedes aprender, aplicar y adaptar”.

Algo que debe resultar un aliciente tanto a estudiantes como a personas que determinados perfiles laborales que se encuadren con los sectores nominados más arriba y que puedan complementar su formación y sus conocimientos para acabar convirtiéndose en ese trabajador “buscado” a toda costa por el mercado laboral.

La Superbowl 51 deja estos números para la empresa, la publicidad y el marketing

Uno de los mayores espectáculos del mundo del deporte congrega y que congrega cada año a cientos de telespectadores alrededor del mundo en torno a la televisión es la Final de la NFL, más conocida como Superbowl.

En su edición número 51, la que midió a New Englad Patrios y a Atlanta Falcons en el estadio NRG de Houston, en Texas, los índices de audiencia se dispararon hasta un total de 111.300.000 personas al otro lado de la pequeña pantalla, convirtiéndose así en el cuarto más seguido de todos los tiempos.

Además de esta cifra de share o cuota de pantalla, y que ya indica la repercusión que tuvo todo lo relacionado con los patrocinios en esta fecha deportiva tan señalada, el resto de número que dejó el último partido de la temporada de la Liga Nacional de Football son de lo más llamativos e interesantes para el planeta publicidad y marketing.

Y es que, sin ir más lejos, el primer anuncio publicitario durante el tiempo dedicado al descanso en este choque, de treinta segundos de duración apenas, costó la friolera de cinco millones de dólares para un total de 400 millones en inversión publicitaria alrededor de este evento poco comparable a otros que suceden en el resto del globo.

Un día ‘D’ y hora ‘H’ para la publicidad pero también para otras industrias como la avícola que logró colocar la friolera de 1.300 alitas de pollo en el conjunto de los Estados Unidos, o para la cervecera, habiéndose consumido 52 millones de cajas de cerveza en todo el país norteamericano.

Una jornada de excesos que, provocó, un año más, que se multiplicaran las bajas para la empresa privada en todo Estados Unidos, ya que las cifras oficiales hablan de que nada más y nada menos que un millón y medio de ciudadanos de este país se tomara el día libre para así recuperarse poco a poco de la resaca de un día que tienen marcada en rojo en el calendario.

La resaca fue mucho más llevadera para el sector de las apuestas deportivas, ya que los informes al respecto hablan de cuatro mil setecientos millones de dólares movidos en cuestión de poco más de dos horas, de los que, ojo al dato, sólo el tres por ciento fue ‘oficial’.

Los millones que mueve la Superbowl

Con entradas a más de cinco mil dólares llegando hasta setenta mil las más caras en las zonas más exclusivas del estadio texano, la recaudación en boletos ascendió por encima de los 354 millones de dólares.

Como ven, una auténtica locura la que se siente por este deporte en todo Estados Unidos que, cada vez con más fuerza, va penetrando en otros países como es el nuestro, donde los registros de audiencia no paran de ir al alza en lo que a fútbol americano se trata, haciendo bueno el dicho que dice que “Cuando en Estados Unidos llueve, aquí gotea”. Pues eso, si quieren hacer negocio apuesten por la penetración de la Superbowl 52, la que se disputará en 2018.