Redes sociales

Casos de redes sociales que acabaron fracasando y por qué

Nada es para siempre y mucho menos el éxito si no hay detrás un equipo a la altura encargado no sólo de cuidar el producto, sino también de actualizarlo y si hace falta reinventarlo en busca de mantener en la pomada en un cambiante planeta como lo es en sí mismo internet.

Si bien ahora todo el mundo habla de las Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, Linked In y compañía, no hace tanto, otras, gozaron de una penetración que les auguraba una larga vida en el terreno digital sin saber que pronto harían crack desapareciendo para siempre y siendo sustituidas por otras empresas que no tardaron en hacer las cosas mejor que sus antecesoras.

Vamos a repasar aquí algunos de los ejemplos más notorios y notables de redes sociales que acabaron desapareciendo contra todo pronóstico, poniendo también el foco en sus errores que explicarían el porqué de su bancarrota.

MySpace:

Corría el año 2003 cuando se convirtió en la primera red social del momento sirviendo de plataforma musical para nuevas bandas y para compartir los gustos en este sentido. Su éxito fue tal que llegó a tener más visitas que Google en Estados Unidos tres años después, que serían dos antes de que Facebook hiciera aparición para destronarla para siempre como la número 1. Aunque ha querido remontar, es una sombra lejana de lo que fue.

Tuenti:

Durante mucho tiempo fue la preferida por los españoles, llegando a tener una cuota muy pareja con la red social de Mark Zuckerberg. Al más puro estilo Facebook, pero con mano de obra patria, aguantó el tirón de FB hasta convertirse en la tercera web que más incrementó sus búsquedas en 2009. Por esas fechas acumulaba más tráfico que Google y Facebook unidos. Fue ser adquirida por Telefónica, iniciarse una renovación que no cuajó y empezar a caer hasta desaparecer como red social.

Hi 5:

Esta red social para jugar online reunió a la friolera de más de setenta millones de usuarios entre 2003 y 2007. Con unas tasas de penetración muy fuertes en Latinoamérica, la plataforma japonesa acabó sufriendo las consecuencias de una serie de tácticas de captación de nuevos usuarios a través del mailing y que rozaban el spam dañando su imagen primero… y perdiendo usuarios después. En 2011 Tagged intentó reflotarla sin éxito.

Orkut:

La plataforma social creada por un ex trabajador de Google en 2004 fue otra gigante que, en este caso, pretendía hacer las veces de unión entre personas con intereses afines de todo el mundo, uniéndolos a través de sus deseos compartidos generando así un fuerte sentimiento comunitario. Después de una década creciendo acabó cerrando con Brasil como último bastión tras la aparición de aplicaciones más trabajadas.

Una lista a la que bien podríamos sumar Messenger, Yahoo 260, Fotolog, Metroflog, Google Buzz y otras muchas que llegaron a hacer auténticas millonadas a principios de los dos mil acabaron sucumbiendo a nuevas plataformas con más funcionalidades y por qué no decirlo con departamentos de marketing mucho más fuertes y sólidos que avalaban la penetración de su producto. Nada es para siempre.

Redes Sociales: Cómo transformar un ‘Me gusta’ en beneficios para la empresa

Las publicaciones en las redes sociales tienen un objetivo muy concreto. Aumentar la difusión de contenido propio y relacionado con nuestros intereses, promover la interacción con nuestra marca, reforzarla, mejorar nuestro posicionamiento online y, en definitiva, por H o por B, transformar todo este trabajo en una mejora en la cuenta de resultados de nuestra empresa.

Cada ‘Me gusta’ en las redes sociales es la confirmación de que a un internauta le interesa algo de lo que hemos ‘posteado’ y eso es información muy valiosa para el ‘big data’ de la empresa al revelarse qué interesa o no a un determinado cliente o grupo de clientes, y claro está, también que no.

Es por eso que más allá de limitarnos a celebrar cada vez que una publicación en las redes sociales alcanza lo que consideramos un buen número de ‘Likes’ o de ‘Compartir’, es importante saber que podemos sacar partido a cada una de estas acciones y transformarlas en algo beneficioso para nuestros intereses.

Si algo son las redes sociales para muchos usuarios, y por supuesto también para muchas marcas, es un campo de ‘vouyeurismo’ en el que espiar no sólo a la competencia, sino también a los propios clientes o futuros clientes a los que algo de lo que hacemos en las plataformas sociales les ha llevado a toparse con nosotros. Por ejemplo, en Twitter, gracias a la opción de tuits marcados podemos averiguar las conversaciones que mantienen sobre alguno de nuestros post y ojear en su perfil qué es lo que le gusta, inquieta o le ha llevado a Twitter.

Algo que es imprescindible realizar por todo social media manager que se precie es el control sobre los comentarios que se realizan sobre nuestra marca, empresa o perfil profesional en las redes sociales. Algo que es posible a través de los buscadores de palabras clave y hashtags y que nos permiten guardar los contenidos en los que se nos cita para ser analizado y elaborar informes de todo tipo.

Además, aquellos que nos tengan como destacado, cada vez que nosotros hagamos un link dispondrán de ese contenido en su timeline que, de no haberle hecho nosotros like, no hubieran visto quizás nunca.

El otro punto que cada vez cobra más relevancia para los usuarios de las redes sociales es el que hace referencia a la interacción con la marca o el profesional que está al otro lado de cada perfil en las redes sociales.

Por último, a modo de ahorro de tiempo y para evitar malentendidos, no hay nada mejor que dar un like a un comentario en una larga conversación sobre un tema que nos incumbe a modo de posición oficial sobre alguna polémica en la que se nos cite o nos interese.

Y es que la fina línea entre entrar en todos los fregados, no hacerlo en ninguno, saber cuándo, cómo y en qué tono discutir, ser dinámico sin pasarse y buscar likes y pinchazos pero no a toda costa es un equilibrio que solo un buen equipo de SMM sabrá gestionar. En este capítulo, ya se sabe, mejor invertir que lamentar.

Los problemas en los adultos derivados del uso de las redes sociales

A diferencia de lo que ocurre con nuestros más mayores, y ya ajenos por cuestiones evidentes del mundo online, al menos en profundidad, y de lo que sucede con los más jóvenes, nativos digitales y cuyo control sobre los dispositivos con acceso a internet es asombroso, los que estamos en la franja intermedia estamos a caballo entre unos y otros, dependiendo de nuestro interés en manejarnos en el mundo 2.0.

Con dejes propios de los mayores, pero con todo el interés del mundo en sacar el máximo partido a internet y sus tremendas opciones, como decía el filósofo italiano Mario Gramsci, nosotros, estamos viviendo una transición en la que lo viejo no se acaba de marchar y lo nuevo no acaba de llegar. Ese es el tiempo en el que nos ha tocado vivir.

Es precisamente este grupo de adultos sobre el que ha puesto el foco un grupo científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos en uno de sus últimos estudios en el que han querido analizar el uso que hacemos de las redes sociales y las consecuencias que se derivan de este.

Tal y como ha revelado el American Journal of Preventive Medicine, donde se ha publicado la investigación a la que hacemos referencia, a diferencia de lo que se puede creer, el uso de las las redes sociales no ayuda a reducir el aislamiento social, sino todo lo contrario. Y es que en sus conclusiones eran muy claros: “cuanto más tiempo utiliza un adulto joven las redes sociales, más probable es que se sienta socialmente aislado”. Ahí es nada.

Un asunto que no resulta baladí si tenemos en cuenta la relación existente entre el aislamiento social y el riesgo de mortalidad más elevado registrado en los individuos que optan por desvincularse de sus círculos de amistades y familiares para emprender la aventura de vivir en solitario.

El director del Centro para la Investigación en Medios, Tecnología y Salud y vicerrector adjunto de Salud y Sociedad en la Escuela de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pittsburgh, Brian A. Primack, firmaba este estudio en el que han tomado parte 1.787 adultos de entre 19 y 32 años.

En números, aquellos voluntarios que dedicaban más de dos horas al día a las RRSS tenían el doble de probabilidades de aislamiento social en relación a aquellos que pasaban menos de media hora en ellas cada jornada. Por otro lado, aquellos individuos que accedían a varias plataformas de medios sociales alredeedor de 60 veces a la semana incrementaban hasta el triple de las probabilidades de sufrir aislamiento social en contra posición a los que lo hacían una cantidad inferior a las nueve veces por semana.

Las redes sociales más usadas

Otra de las conclusiones que se obtenían venía a decir que, en la actualidad, se puede hablar únicamente del uso masivo de once plataformas sociales en la franja de edad citada y en Estados Unidos, siendo estas Facebook, YouTube, Twitter, Google Plus, Instagram, Snapchat, Reddit, Tumblr, Pinterest, Vine y LinkedIn.

¿Cómo ganan dinero las redes sociales?

No hay empresa privada cuya última razón social y fin por el que es creada no sea generar beneficios. Algo que afecta a todas las esferas y también a la digital, siendo las redes sociales uno de esos nichos tan impenetrable como lucrativo para los empresarios de éxito que se esconden tras los grandes y consabidos nombres.

Como en casi la totalidad del mundo online, y más allá de que existan vías alternativas como las que proporciona el ecommerce y las derivadas de la presencia en internet a través del marketing, lo que convierte en tremendamente lucrativas a las plataformas sociales más exitosas es la inserción de publicidad en sus distintos menús.

Algo que, muchas de las nuevas redes sociales o Apps no tienen, seguro se han dado cuenta no parece afectarles. Al menos por ahora. Y es que, mientras se acaba de definir y perfilar el modelo de negocio de una startup, el objetivo a corto y medio plazo es el de contar con el máximo número de usuarios, lo que no sólo garantizará la presencia de bloques publicitarios o ventas que permitan mucho margen, sino que en el caso de una futura venta las colocará en una posición preferencial para obtener a cambio de su cesión cantidades prohibitivas para la mayoría de los humanos.

Así pues, una vez se han captado y fidelizado un buen puñado de usuarios, el valor de estas se multiplica y permite pasar de banners al marketing, de aquí al ecommerce y de aquí a ofrecer productos o servicios propios, en función de los objetivos marcados y de los cambios que los mismos usuarios pueden ir realizando en base a su experiencia.

Así se lucran las redes sociales más famosas

En el caso de Facebook, estos cuentan, según los últimos datos, con la friolera de 1.230 millones usuarios únicos diarios lo que le ha valido a la red social por excelencia unos ingresos de 27.638 millones de dólares, siendo algo más del 97% obtenidos a través de la publicidad.

Otra de las más concurridas, como es el caso de Twitter, con un número de usuarios que se maneja alrededor de los 320 millones viene ingresando alrededor de 720 millones de dólares, de los que, ojo al dato, 79 millones están relacionados con la venta y distribución de datos, lo que la convierte en uno de los mayores proveedores de Big Data del globo. Según varios analistas, es cuestión de tiempo que esta sea adquirida por otra mayor con el objetivo de multiplicar los ingresos percibidos de sus más de 300 millones de todo el mundo.

En cuanto a WhatsApp, la App de mensajería gratuira online con más usuarios del globo, y aunque fuera comprada por Facebook por 20.000 millones de dólares, todavía no resulta rentable. Algo que por ahora no parece preocupar a Mark Zuckerberg y al resto de su equipo, sabedores de que sus más de 1.000 millones de usuarios únicos son todo un valor seguro. Algunos creen que se cuentan los días para que esta comience a insertar publicidad en la aplicación.

Discover people: ¿El nuevo Tinder de Facebook?

Si hay un tipo de herramientas que se han llevado el gato al agua y no paran de ir, sino al alza, desde la irrupción de internet en la mayoría de países en Occidente esas son las relacionadas con las citas y destinadas a encontrar pareja.

Tras el estallido de Tinder, la App móvil más usada en el mundo para encontrar pareja, Facebook parece haber tomado nota y querer su parte del pastel en este asunto, tal y como ha demostrado con la presentación de la nueva funcionalidad ofertada en esta red social y denominada ‘Discover people’, ‘Conoce gente’, en español.

Aunque de momento sólo está funcionando a pleno rendimiento en Nueva Zelanda y Australia, donde analizan los puntos fuertes y débiles de la herramienta antes de lanzarla en el resto del mundo cuando supere la fase beta, lo que es seguro es que la red social de Mark Zuckerberg ha decidido hacer ‘All In’ al sector de las citas.

¿Cómo funciona Discover People de Facebook?

Anclada en el menú de herramientas normal de nuestro perfil, para acceder a ‘Discover People’ tan sólo tendremos que acceder a la sección de ‘Acerca de’ y actualizar la biografía tal y como se nos indique para que así esta herramienta pueda disponer de todo lo necesario para funcionar.

Tras este punto se nos mostrará una lista de perfiles de usuarios que tienen previsto asistir a eventos en los que previamente nosotros ya hemos mostrado interés o confirmado nuestra presencia.

De la misma manera sucederá con las personas que viven en la misma localidad que nosotros, y que según nuestros deseos, nos irán presentando, perfil a perfil, siempre y cuando el otro usuario también disponga de su perfil actualizado para ‘Discover People’.

Otros usuarios que nos serán mostrados, y que promete dar mucho juego, es el de aquellos que la herramienta detecte trabajan como compañeros de trabajo nuestros.

Con todas estas sugerencias será cada usuario el que elija a quién quiere conocer a través del envío de un mensaje personal en el que se podrá plantear un cita. En este sentido, la red social ha querido dejar claro que hasta entonces, la única información de la que se podrá disponer será aquella que tengamos marcada como ‘pública’ en nuestro menú de ‘privacidad’.

La idea es, pues, que a través de ‘Discover People’ cada usuario actualice su perfil y posteriormente vaya cotejando personas con intereses similares o que puedan estar cerca la una de la otra con la idea de juntar por afinidades a los distintos usuarios de esta aplicación.

En cuanto a la fecha de llegada al resto del mundo todavía no hay nada oficial, si bien se espera que esta se produzca a lo largo de este año después de que, tras un par de meses de actividad en los dos principales países de Oceanía, se detecte qué funciona, qué no, qué se puede mejorar y cómo conseguir que ‘Discover People’ se convierta en una herramienta imprescindible para los usuarios de la red social Facebook.

Los cambios que preparan las principales redes sociales para este 2017

Año nuevo, vida nueva. En el caso para las grandes redes sociales que cuentan sus usuarios por centenares de millones, año nuevo, novedades sorprendentes de utilidad y fácil manejo para todos los perfiles de usuarios.

Y es que 2017 no va a ser una excepción en relación a los cursos pasados habiéndose anunciado distintas novedades de calado, tanto en Facebook, como en Twitter o Instagram, entre otras, que vamos a tratar de explicar a lo largo de esta entrada.

Con Facebook e Instagram como redes más activas, con Twitter a la baja y Snapchat perdiendo fuelle tras su mejor año, los objetivos de unas y otras son distintos, con el mismo denominados común, ganar en usuarios registrados… y aumentar el número de usuarios activos y la frecuencia de su interacción. Así lo exige su modelo de negocio.

En cuanto a la primera, la red social de Mark Zuckerberg, tras apostar en 2016 por los vídeos con la introducción de los vídeos en directo y las imágenes en 360°, ahora han llegado los vídeos en directo y en 360 grados para que los usuarios sigan ofreciendo las mejores experiencias a sus contactos. Algunos más mal pensados ven en esta apuesta por lo audiovisual tan potente la necesidad de parte de muchas de las empresas anunciantes y con perfiles en la red social que invierten partidas generosas en Facebook de mostrarse mucho más al detalle a sus futuros clientes. Sea como fuere, será la era del vídeo en Facebook.

La segunda en discordia, Instagram, potenciará la herramienta de Instagram Shopping, centrando gran parte de sus esfuerzos en mejorar la experiencia de los usuarios en este punto. En Instagram no son muy partidarios de renovar su imagen o en completar un menú de edición que consideran de lo más completo. La opción de incorporar detalles a los vídeos y fotos como sucede en Snapchat también arribará a lo largo de este nuevo curso en la red que más crece de todas las plataformas sociales.

Twitter, ¿el inicio del fin?

El cambio que se viva en Twitter podría no ser a nivel de usuario… al menos este año. Se espera que un gigante tecnológico acabe comprando en este 2017 la red social de los 140 caracteres y reestructure toda la estructura, valga la redundancia, de la plataforma en la que millones de usuarios pían y espían lo que otros vociferan día a día. Si esto se confirma, el cambio para 2018 sería radical. Veremos si ese giro en el plan con el que llegarían los compradores hace de ‘puntilla’ para acabar con ella o si, por contra, la reaviva después de un 2016 para olvidar.

Un futuro aún más incierto es el que se plantea para Periscope o Snapchat. El bajón de ‘Twitter’ en el caso de la primera y la absorción de usuarios por parte de Instagram en el caso de la segunda barruntan un más que complicado futuro cercano para ellas. En sus altas esferas ya saben que aquello de ‘renovar o morir’ les encaja como anillo al dedo. Pues eso.