Etiqueta:agencias publicidad

Qué convierte a una agencia de marketing digital en exitosa

No hay agencia de marketing que se precie que no aspire, desde su creación, a ser cada vez más grande y a ir acogiendo proyectos cada vez más ambiciosos. Muchas de las agencias de mercadotecnia, sobre todo las locales, acaban asumiendo un rol menor al comprobar que para las grandes firmas hay una especie de ‘coto cerrado’ de agencias que juegan la Champions y se codean con los mejores contratos. Sin embargo, y aún en ese caso, hay lo cierto es que a distintas escalas hay distintos factores que son capaces de desequilibrar la balanza en favor de una agencia (grande o pequeña) de éxito, y otra condenada a morir.

Después de muchos libros, más charlas y unos cuantos años de experiencia, parece que casi todos los cabezas visibles de agencias de publicidad y marketing que han acabado triunfando han coincidido en que hay tres factores que acaban determinando el éxito y el fracaso. Vamos pues a verlos.

Una agencia, exitosa o no, necesita facturar para subsistir. Pero, para facturar más, sin importar cualquier cuestión, y tras ello encaminarse al éxito, necesita respetar siempre los tiempos de sus clientes.

El cumplimiento firme de los tiempos

Para todos nos entendamos. Si uno cliente nos pide tener un trabajo listo para una semana, todo el empeño de la agencia debe ponerse en tenerlo listo, como máximo, en cinco jornadas. Si somos capaces de satisfacer las necesidades de nuestros clientes y hacerlo a la mayor velocidad posible, sin que esto suponga ninguna tara por el camino, será cuestión de tiempo que las recomendaciones se multipliquen y la confianza aumente dentro del sector.

Solucionar los problemas de los clientes es capital y el tiempo apremia, especialmente en según qué firmas de según qué nichos o ciudades. Para solventarlos, es posible que tengamos que hacer más horas que el reloj y exprimir todo lo que tenemos dentro, a cambio, lo que nos llegará será mucho más trabajo.

Cabe tener en cuenta que el tiempo es oro para las firmas con las que trabajamos y que, a menudo, estas son de mecha muy corta. Tener esto claro nos ayudará a mejorar la cuenta de resultados.

Relación con el cliente

Si en algo coinciden casi todos los clientes que acuden a una agencia es en la necesidad de que se trate su caso como ni hubiera otro. Conseguir esto no es sencillo, pero tampoco es imposible. Si hay algo que no podemos descuidar es el capítulo de la atención al cliente. Tener una persona encima del proyecto y un sistema de respuesta lo más rápido posible vía telefóno, mail, chat o WhatsApp nos ayudará a parecer lo más cercanos posible.

Trabajar codo a codo con ellos es básico si no se quieren sorpresas de última hora, tanto en la fase de negociación como en la posibilidad de ampliar plazos.

Relacionado con este asunto es capital brindar la máxima seguridad para generar la máxima confianza en nuestra agencia, sus capacidades y en sus intenciones, más allá de lo que el contrato les permite.

Valor añadido

Por último, hay que tener claro que la competencia es feroz y que hay que ser mejor que nuestra competencia, o en tiempos, o en precio o en capital humano (atención, confianza, creatividad…). Para ello es necesario saber cuáles son los puntos más fuertes y más débiles de la competencia e intentar superarla ofreciendo algo que nadie ofrezca que sea interpretado como muy útil por nuestros clientes.