Un tercio de la población usará gafas en los próximos años

El número de personas diagnosticadas con defectos de refracción se ha incrementado en los últimos años de forma notable. Tanto es así que muchos califican de “alarmante” el incremento en los problemas de visión que venimos registrando de un tiempo a esta parte y que promete ir a más en las próximas décadas.

Un ejemplo de la potencia de este defecto de visión se aprecia en China, donde dos de cada diez personas está diagnosticada con un problema de miopía, hipermetropía o astigmatismo. Una cifra que, según los últimos estudios, alcanza el 90 por ciento entre adolescentes y jóvenes adultos. Tampoco es para nada halagüeño el caso estadounidense, donde el mismo problema que en 1970 afectaba a uno de cada cuatro ahora lo hace a casi cada seis de cada diez ciudadanos de este país.

El caso español se asemeja bastante al norteamericano ya que, según ‘El Libro Blanco de la Visión’ en la actualidad 25 millones de españoles, es decir, más de la mitad de la población total del país, utiliza gafas o lentes de contacto.

Es por eso por lo que la industria médica está cada vez más aportando nuevos estudios aportando, entre otras cosas, nuevos materiales para los cristales de las gafas añadiendo a los habituales cristales minerales y orgánicos los de policarbonato, mucho más finos, menos pesados y mucho más resistentes y que están llamados a ser el futuro de la industria optimetrista.

Una industria, esta última, que en paralelo lleva trabajando ya mucho tiempo en el desarrollo de nuevas monturas, adaptándose a las formas exactas de cada tipo de usuario, mientras, a su vez, ofrecen la mejor de las protecciones a los cristales. Todo ello sin olvidar un punto tan importante para los usuarios de las mismas como lo es el de la estética, donde las opciones se vienen multiplicando de manera exponencial en los últimos años. De ahí que hablemos de millones de nuevas monturas por cada temporada sumando a todas las firmas implicadas en este sector.

Uno de cada tres personas acabará llevando gafas en algún momento de su vida

Un tema, el de los cristales, las monturas y las gafas en general, que parece nos va a acompañar a todas las familias a lo largo de nuestra vida si tenemos en cuenta tantos la evolución de la aparición de problemas de refracción como los vaticinios que se están haciendo al respecto.

Uno de los que más está dando que hablar es el que presentaba no hace mucho el Instituto para la Visión Brien Holden de Australia), donde se asegura que, de cara a la década de los 2020, un tercio de la población mundial estará tipificada como con defectos de visión, tanto como consecuencia genética como consecuencia de los factores ambientales.

Porque uno de los asuntos sobre los que este informe pone el acento es en la relación directa entre el uso de pantallas de luz y la aparición de defectos de refracción. De ahí que cada vez más usuarios de gafas apuesten por materiales que ayudan a frenar los rayos que emiten las pantallas de ordenadores, tabletas y móviles en busca de mantener a raya sus defectos de visión.

Compártelo:
Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Sé el primero en comentar

¿Quieres comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*