Cicatriz queloide: qué es y cómo eliminarla

Cicatriz queloide: Qué es y cómo eliminarla

Una Cicatriz queloide se forma cuando se daña el tejido de la piel. Cuando el cuerpo humano se cura, produce más colágeno en la zona afectada. Esto crea una cicatriz que se compone de tejido colágeno endurecido. Pueden producirse, por ejemplo, después de cortes, cirugías, acné o piercings en la nariz y la oreja.

Aunque es un defecto, no supone un riesgo para la persona. Suele causar bastantes molestias, principalmente estéticas. Por ello, es importante después de la cirugía hacer un seguimiento de la zona para evitar la formación de una cicatriz queloide. Las cicatrices que parecen cuerdas o cordones, llamadas queloides, son más comunes en los hispanos, los negros y los que han tenido este tipo de cicatrices anteriormente. Por ello, las personas necesitan cuidados especiales para evitar el desarrollo de la cicatriz, como el uso de pomadas específicas que debe prescribir el dermatólogo.

Hay varias opciones para deshacerse de una cicatriz queloide, como:

Pomadas para desaparición de cicatrices queloides

Si tienes una queloide, el mejor tratamiento es una crema medicada. Puede ayudar a reducir el dolor, el picor y el malestar general. También puede ayudar a disimular la cicatriz, haciéndola menos perceptible para los demás.

Estas lociones y cremas pueden contener azufre, zinc, fibrinolisina o desoximetasona, por ejemplo. Deben ser recetadas por un dermatólogo. Los mejores productos para las cicatrices son Cicatricure gel, Bepanthol, Mederma, Kelocote, y muchos otros.

Las inyecciones a base de corticoides

Se pueden aplicar corticoides directamente en la zona afectada para reducir la inflamación y suavizar la cicatriz. El dermatólogo suele recomendar 3 sesiones con un intervalo de 4-6 semanas entre cada una.

Aplicación de parches de silicona

Un parche de silicona es un tipo de vendaje autoadherente que debe aplicarse a la cicatriz durante 12 horas al día durante 3 meses. Este vendaje reduce el enrojecimiento de la piel y la altura de la cicatriz.

Aplican el parche sobre la piel limpia y seca para un mejor sellado. También pueden utilizarse durante las actividades diarias y cada parche puede reutilizarse durante unos 7 días.

Hacerse Cirugía

La cirugía es la última opción para eliminar las cicatrices queloides, ya que existe el riesgo de que se formen nuevas cicatrices o incluso de que empeoren las existentes. Este tipo de tratamientos sólo debe realizarse cuando otros tratamientos recomendados por los dermatólogos no funcionan, como el gel de silicona y las pomadas.

Diagnostico de este tipo de cicatrices

El médico suele saber si tiene un queloide examinando la piel afectada. Es posible que necesite una biopsia de piel para descartar un cáncer de piel.

¿Qué tipo de tratamientos sirven para contrarrestar este problema?

Cicatriz queloide

He aquí algunas formas de tratar las cicatrices, o queloides. Un enfoque, o una combinación de ellos, puede ser el mejor para su situación. Incluso después de un aplanamiento o una extirpación exitosa, los queloides pueden volver a crecer más grandes y más numerosos. O pueden convertirse en queloides completamente nuevos.

  • Si tienes queloides nuevos, tu primera opción de tratamiento puede ser utilizar vendas elásticas u otras envolturas. Este método también se utiliza después de la cirugía para eliminar los queloides. El objetivo es reducir o prevenir la cicatrización ejerciendo presión sobre la herida mientras ésta cicatriza. Estos vendajes deben llevarse de 12 a 24 horas al día durante 4 a 6 meses para que sean eficaces. Este método puede ser muy incómodo.
  • Si sufres de picor, una crema de corticoides recetada puede ayudarte.
  • Si el queloide es más pequeño, el médico puede inyectarte cortisona u otros esteroides para reducir su tamaño. Es posible que necesites inyecciones mensuales durante un máximo de seis meses antes de ver cómo se aplana la cicatriz. Si el papiloma es más pequeño, el médico puede inyectar cortisona u otros esteroides para reducirlo. Es posible que necesites inyecciones mensuales durante un máximo de seis meses antes de que veas una cicatriz aplanada.
  • Una congelación de la cicatriz. Los queloides pequeños pueden reducirse o eliminarse con crioterapia con nitrógeno líquido (crioterapia). Puede ser necesario repetir los tratamientos. Los posibles efectos secundarios de la crioterapia son ampollas, dolor y decoloración de la piel (hipopigmentación).
  • Las llagas más grandes pueden ser planasadas con un láser de colorante pulsado. Este método también ha servido para aliviar la picazón y hacer desaparecer las llagas. La terapia con láser de colorante pulsado se administra en varias sesiones con un intervalo de 4 a 8 semanas entre ellas. Las llagas más grandes pueden ser planasadas con un láser de colorante pulsado. Este método también ha servido para aliviar la picazón y hacer desaparecer las llagas. La terapia con láser de colorante pulsado se administra en varias sesiones con un intervalo de 4 a 8 semanas entre ellas.

Soluciones con medicina alternativa

No existen formas probadas de eliminar la apariencia de los queloides sin recurrir a la cirugía estética. Algunos estudios clínicos han demostrado que el extracto de cebolla aplicado por vía tópica o por vía oral podría ser eficaz para mejorar el aspecto de los queloides y reducir el picor y las molestias.

Hay tratamientos que se podrían aplicar a futuro

Se han realizado varios estudios sobre el tema de la cicatrización de las heridas, incluida la cicatrización queloide. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Las cremas tópicas, los tratamientos inyectables experimentales y el Botox son la respuesta para reducir y detener el crecimiento de los queloides.
  • Se trata del descubrimiento de marcadores genéticos en el tejido queloide.
  • ¿Y quién no querría tener una terapia celular regenerativa?

¿Cómo debes prepararte para consulta?

Si notas cambios en tu piel que puedan indicar la formación de un queloide, o si llevas tiempo con uno y quieres tratarlo, llama a tu médico. Tras la primera consulta médica, tu médico puede remitirte a un especialista en el diagnóstico y tratamiento de las afecciones cutáneas (un dermatólogo).

Lo mejor es que puedas llevar a un familiar o amigo a la cita con el médico. Alguien cercano a ti puede ofrecerte otra perspectiva sobre tu enfermedad y puede ayudarte a recordar lo que habéis hablado durante la cita.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*