Los 5 tipos de liderazgo empresarial más comunes

Liderazgo empresarial

Para que una empresa pueda funcionar de manera correcta, es necesario, que la misma sea organizada de manera jerárquica. El orden de sus empleados se divide entre fundadores, accionistas, directores, jefes y demás trabajadores. Los de mayor rango, deben dirigir a su grupo utilizando alguno de los tipos de liderazgo empresarial existentes. Si deseas aprender más sobre este tema, en este post encontrarás los 5 tipos de liderazgo empresarial más comunes. 

El liderazgo empresarial será muy beneficioso para la compañía, pero también puede venir acompañado de ciertos inconvenientes. Pues, para que exista el liderazgo en una empresa, deben haber subordinados a quienes pueden resultarles incomodas ciertas dinámicas. Por eso, es importante conocer todos los estilos de liderazgo existentes para garantizar un ambiente laboral positivo.

A continuación se presentan los tipos de liderazgo empresarial más comunes y sus características.

¿Qué es el liderazgo empresarial?

Hablamos de una habilidad que desarrollan las personas y que es utilizada dentro de la compañía para influir en el comportamiento o destreza de los trabajadores. Esto con el fin de alcanzar algunos objetivos propuestos. Por lo general, se tiende a pensar que el jefe es igual al líder, lo que resulta erróneo.

Entre un líder y el jefe existe una diferencia. El jefe cuenta con un rango, lo que le otorga poder para ser una figura autoritaria. En cambio, un líder se encarga de dirigir a los empleados de manera motivadora, guiándoles hacia un propósito grupal, sin imponer sus ideales.

Teniendo esto en cuenta, para que el liderazgo empresarial funcione correctamente, debe estar comprendido por: Trabajo en equipo, organización y motivación.

¿Cuáles son los tipos de liderazgo y en qué consisten?

Existen 5 tipos de liderazgo, los cuales influirán de manera directa en diversos aspectos de la compañía, como también en el comportamiento de los empleados. El liderazgo empresarial puede tomar dos caminos, positivo o negativo. El primero puede significar una mejora en la productividad, brindando a los subordinados mayor bienestar, lo que se traduce en compromiso con la empresa.

Pero cuando se ejerce el liderazgo de manera negativa, son muchos los inconvenientes que pueden generarse en la compañía. Aquellos que se ven dirigidos por un líder autoritario, pueden presentar bajas en su autoestima y productividad. Lo cual a corto o mediano plazo significará pérdidas para la empresa. Siendo entonces muy importante aplicarlo de forma correcta.

Los 5 liderazgos empresariales más comunes son:

Liderazgo Laissez-faire

Un líder Laissez-faire es aquel que trabaja de manera positiva, con la seguridad de que sus empleados poseen las habilidades que él necesita. Este guía tiene muy en cuenta que cada uno de sus trabajadores se encuentra capacitado para llevar a cabo las actividades que se les ha asignado. Por lo que no necesita estar constantemente ordenando como deben hacer su trabajo.

Es un líder que se destaca por permitir la libertad laboral a sus empleados, dejándoles llevar a cabo sus actividades de la forma en la que se sientan más hábiles. Con ello se obtiene mejor resultado, sin prestar demasiada atención al proceso. No obstante, a diferencia de lo que se puede pensar, su trabajo no es mantenerse al margen de las actividades. Su función es orientar a los empleados cuando lo necesiten, sin tener de imponerse sobre ellos. .

Liderazgo democrático

Cuando un líder prefiere el tipo de gestión democrática, es porque posee una mentalidad en la que cada empleado tiene importancia. Cree que la participación de los trabajadores es necesaria y esto ayuda a que exista mayor entusiasmo en la compañía.

De esta manera, con el liderazgo democrático se evita caer en actitudes negativas, como suele ser un comportamiento autoritario. En cambio, se prefiere mantener una comunicación abierta entre todos los integrantes de la corporación. Esto maximiza la importancia del trabajo en equipo, pero sin olvidar que será el líder quien tomará la decisión final. Con el liderazgo democrático, el guía obtiene una visión más amplia de su entorno para alcanzar de mejor forma los objetivos empresariales.

Liderazgo autocrático

Es completamente diferente al liderazgo democrático. El tipo autocrático comprende al grupo que prefieren ser vistos como jefes antes que como guías. Se caracterizan por mantener muy marcada la línea entre el poder y la subordinación. Esta clase de liderazgo no permite a los empleados expresar sus opiniones en las decisiones de la empresa.

Como se mencionó anteriormente, existen dos formas de llevar a cabo el liderazgo. Este es un tipo de liderazgo negativo, que suele provocar en los trabajadores una baja en su autoestima, mucho estrés y una productividad limitada. El concepto del liderazgo autocrático, es que el jefe ordena y el empleado debe obedecer sin ningún tipo de comunicación.

Liderazgo transaccional

La base de este tipo de liderazgo es el intercambio de un beneficio por otro. En la mayoría de los casos, el líder ofrece a sus empleados un incentivo económico a cambio de un trabajo bien ejecutado. Con esto, tanto la empresa como los trabajadores obtienen ventajas. Se recompensa el empeño dedicado a las actividades y se motiva a aumentar la producción. Significando esto un incremento en las ventas.

 

Se considera este un tipo de liderazgo positivo, que crea un fuerte vínculo entre líderes y trabajadores. Además el ambiente laboral es mucho mejor, al igual que la efectividad en las actividades, que traerán beneficios económicos para todos los involucrados.

Liderazgo transformacional

Un líder transformacional tendrá como prioridad a sus trabajadores, antes que cualquier otro capital de la empresa. Sabiendo que, si se desea tener empleados comprometidos con el propósito de la compañía, debe apostar a la transformación. Convirtiendo el ambiente laboral en un espacio de confianza y comunicación.

El guía transformacional motiva a sus trabajadores a trabajar en su creatividad, permitiendo la participación de todos en las decisiones de la empresa. Es aquel estimula la confianza sin miedo a tomar riesgos a la hora de buscar el éxito.

Beneficios del liderazgo empresarial

Cuando se emplea un liderazgo empresarial positivo, son diversos los beneficios que obtiene la empresa. Estos son:

  • Los empleados se sentirán más motivados.
  • Las ausencias laborales se minimizan.
  • La productividad será mucho mayor.
  • El ambiente laboral se vuelve más agradable.
  • Se fomenta el trabajo en equipo.
  • Las ganancias de la compañía comienzan a aumentar.
  • El producto o servicio ofrecido por la empresa mejora.
  • Los objetivos se alcanzan con mayor facilidad.
  • Al presentarse problemas, estos comienzan a solucionarse de forma más efectiva.
  • La planificación empresarial es mucho mejor.
  • Se obtienen resultados mucho más creativos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*